El sonido

En el pasado, el guitarrista flamenco siempre ha tenido problemas con el volumen de su instrumento. Originalmente, la guitarra flamenca se utilizaba exclusivamente como un instrumento de acompañamiento al cante y al baile. En comparación con los fuertes taconeos de las bailaoras y bailaores y las voces de los cantaores, algunos de los cuales eran bastante potentes, la guitarra se quedaba siempre en segundo plano o apenas se oía.

Es por eso que se le pidió al guitarrero que construyera un instrumento de mayor volumen y se esperaba que el guitarrista tocara de manera que todos pudieran oírle. Los guitarreros resolvieron este problema mediante la construcción de instrumentos con notas altas, brillantes, fuertes, un alto volumen en las frecuencias medias, casi sin graves y un tono que tenía un ataque muy corto, pero también un corto "sustain". La guitarra flamenca responde al instante, ya que es muy ligera. El fondo y los aros de la caja de resonancia son mucho más delgados que los de una guitarra de concierto. Una guitarra flamenca con un buen sonido y una guitarra de concierto, no son comparables.

Todo lo demás quedaba en manos del tocaor. Con los años, los guitarristas adoptaron un toque potente y muy fuerte, que todavía está en uso hoy en día, a pesar de que la amplificación electrónica es ahora bastante común en el flamenco. Casi todas las técnicas requieren tocar cerca del puente. Ya sea rasgueo, picado, arpegio o trémolo, el sonido es siempre brillante y seco.




LA GUITARRA FLAMENCA FRENTE A LA GUITARRA CLASICA

Antes de que Don Antonio de Torres (1817-1892) iniciara la construcción de guitarras en los tiempos del café cantante, las llamadas "guitarras de tablao" se utilizaron en Flamenco. Estaban hechas de madera local, que era más barata que las preciadas maderas de América Latina. Torres no sólo inventó la guitarra moderna, también fue el primer fabricante de guitarras que empezó a establecer las diferencias entre la guitarra flamenca y la guitarra clásica.

La guitarra flamenca es mucho más ligera que la guitarra de concierto. Es decir, no sólo porque está hecha de madera de ciprés, sino también, debido a que el fondo, los aros y la tapa armónica son mucho más delgadas. Incluso hoy en día, muchos fabricantes de guitarras todavía construyen sus guitarras flamencas con menos profundidad de caja que las guitarras de concierto, es decir, los aros de la guitarra flamenca son unos 2,5 cm más estrechos que los de una guitarra de concierto. Afirmar que una guitarra auténtica de flamenco debe tener clavijas de madera en lugar de clavijero mecánico y que este puede influir en el sonido de la guitarra, es una completa tontería.


Fabricantes

Contacte con nosotros

Por teléfono
+34 918428684
Lunes a Viernes
10.00 a 18.00

Por mail
info@guitarfromspain.com
24h / 365 días al año

PayPal